ASILO y REFUGIO    
inicio


APLICACIÓN DE LA CONVENCIÓN DE GINEBRA imprimir







Qué es derecho de Asilo


Quién puede solicitar asilo

Dónde se puede solicitar asilo

Plazo para solicitar asilo

Efectos de la solicitud de asilo

Familiares

 







      ¿QUE ES EL ASILO?

El derecho de asilo consiste en la no devolución a sus países y la no expulsión de los refugidados (según lo dispuesto en el artículo 33 de la Convención de Ginebra sobre el Estatuto de Refugiados), y en la adopción de las siguientes medidas durante el tiempo en que subsistan las circunstancias que motivaron la solicitud de asilo:

1. Autorización de residencia en España.

2. Expedición de los documentos de viaje e identidad necesarios.

3. Autorización para desarrollar actividades laborales, profesionales o mercantiles.

4. Cualesquiera otras que puedan recogerse en los Convenios Internacionales referentes a los refugiados, suscritos por España.

Además, podrá concederse asistencia social y económica a los refugiados, como puede ser el facilitarles alojamiento, manutención, etc.

La ley española establece que los requisitos de entrada en territorio español, no serán aplicables a las personas extranjeras que soliciten asilo en el momento de entrada en España. Es decir, que si una persona solicita asilo y su solicitud es admitida, podrá entrar en España aunque no cumpla algunos de los requisitos generales, como disponer de un pasaporte, de un visado, o de medios de vida.


     ¿QUIEN PUEDE SOLICITAR ASILO?

El asilo es la protección en forma de acogida que España concede a aquellos extranjeros a los que se reconozca la condición de refugiados.

Según el art. 1.a 2) de la Convención de Ginebra, se reconocerá la condición de refugiado a toda aquella persona que: " debido a fundados temores de ser perseguida por motivos de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a determinado grupo social u opiniones políticas, se encuentre fuera del país de su nacionalidad y no pueda, o causa de dichos temores, no quiera acogerse a la protección de tal país; o que careciendo de nacionalidad (apátrida) y hallándose a consecuencia de tales acontecimientos, fuera del país donde tuviera su residencia habitual, no pueda o causa de dichos temores, no quiera regresar a él".

No obstante, puede haber personas a las que se les pueda aplicar esta definición, pero a las que no se les concederá asilo, si se encuentran en alguno de los siguientes supuestos:

1. Personas respecto de las cuales existan motivos fundados para considerar:

Que ha cometido un delito contra la paz, un delito de guerra o un delito contra la humanidad, de los definidos en los instrumentos internacionales elaborados para adoptar disposiciones respecto de tales delitos.

Que ha cometido un grave delito común, fuera del país del refugio, antes de ser admitida en él como refugiada.

Que se ha hecho culpable de actos contrarios a las finalidades y a los principios de la Naciones Unidas.

2. El refugiado que sea considerado, por razones fundadas, como un peligro para la seguridad del país donde se encuentra o que, habiendo sido objeto de una condena definitiva por delito particularmente grave, constituya una amenaza para la comunidad de tal país. A estas personas no les será de aplicación lo dispuesto para la no devolución ni expulsión.


    DIFERENCIAS ENTRE ASILO Y REFUGIO

Existe cierta confusión entre estos términos, ya que muchas veces no se tiene claro si son nociones equivalentes o si existe alguna diferencia entre ellas. También contribuye a la confusión el uso generalizado del término "asilo político".

Antiguamente, en España existía una diferencia legal entre los términos "asilo" y "refugio", con efectos diferentes.

En la actualidad no existe tal diferencia. Hoy, España se limita a conceder el asilo (es decir, la protección en las condiciones que hemos visto anteriormente) a quienes se reconozca la condición de refugiados (es decir, que les sea de aplicación la definición de la Convención de Ginebra), lo que equivale en la práctica a que la petición que se debe formular es exclusivamente de ASILO EN ESPAÑA.

En cuanto a la utilización del término "asilo político", hay que señalar que no son nociones que vayan necesariamente unidas, pues hay supuestos en que la protección que se otorga a un refugiado deriva de hechos que van más allá del término "político", por lo que es más correcto hablar tan sólo de "asilo".


     LUGAR DE PRESENTACIÓN DE LA SOLICITUD DE ASILO

El extranjero que desee obtener el asilo en España, presentará su solicitud ante cualquiera de las siguientes dependencias:

Oficina de Asilo y Refugio (OAR).

Puestos fronterizos de entrada al territorio español.

Oficinas de Extranjeros.

Comisarías Provinciales de Policía o Comisarías de distrito que se señalen mediante Orden del Ministerio del Interior.

Misiones Diplomáticas y Oficinas Consulares españolas en el extranjero.

Se subraya este último punto, pues muchas veces se desconoce que el asilo se puede solicitar ante Embajadas y Consulados de España.

Es decir que el asilo se puede solicitar, tanto en el país de origen (ante la Embajada o Consulado de España), como en el momento de entrar en España (en el aeropuerto, puerto o puesto fronterizo terrestre), así como una vez que se está dentro de España (ante la OAR, Oficina de Extranjeros o Comisarías competentes).


     INFORMACIÓN DE DERECHOS

La administración, en colaboración con el ACNUR (ALTO COMISIONADO DE LAS NACIONES UNIDAD PARA EL REFUGIADO); y las organizaciones no gubernamentales que tengan entre sus objetivos la ayuda a refugiados, elaborará un folleto con toda la información útil para los solicitantes de asilo en varios idiomas. Este documento será entregado a los solicitantes en el momento de formular la solicitud con el fin de que entren en contacto con las organizaciones que estimen oportunas.

Los solicitantes de asilo que se encuentren en territorio nacional serán informados por la autoridad a la que se dirijan de la necesidad de aportar las pruebas o indicios en que base su solicitud, así como de los derechos que le corresponden de conformidad con la Ley 5/1984, reguladora del derecho de asilo y de la condición de refugiado, en particular del derecho a intérprete y a la asistencia letrada.

Asimismo, la autoridad ante quién se hubiese presentado la solicitud facilitará al solicitante atención médica cuando fuese preciso y le orientará acerca de los servicios sociales existentes para la cobertura de sus necesidades humanas inmediatas


     PLAZO PARA PRESENTAR LA SOLICITUD

Existen diferentes plazos para solicitar asilo, dependiendo de la forma y condiciones de llegada a España:

1) Si el demandante se hallara en un PUESTO FRONTERIZO.- Debe hacerlo con la mayor inmediatez posible: si se trata de frontera aérea o terrestre, antes de franquear la aduana en el mismo control de pasaportes; si se trata de frontera marítima, antes de que el buque zarpe del puerto.2) Si el demandante se encuentra en el INTERIOR del territorio. En este caso, nos podemos encontrar varios supuestos:

A) Si el demandante entra legalmente, con pasaporte y visado superior a 1 mes de vigencia, dispone de tiempo hasta la expiración del visado y en todo caso un máximo de 3 MESES que es el período límite autorizado de estancia legal en nuestro país.

B) Si el demandante entra legalmente, con pasaporte y visado inferior a 1 mes, dispone solo de 1 MES a contar desde su entrada en España.

C) Si el demandante entra ILEGALMENTE Y/O INSUFICIENTEMENTE DOCUMENTADO, dispone también de 1 MES desde la entrada para formalizar petición de asilo.

D) Si el demandante quiere pedir Asilo por CAUSAS SOBREVENIDAS (p.ej. alguien que viene como turista y en el transcurso de su estancia sucede algún acontecimiento que le fuerza a pedir asilo) dispone también de 1 MES que se contará desde que hayan acontecido los hechos o se haya producido el surgimiento de temor de persecución.

El no respetar los plazos, provocará con casi toda seguridad la inadmisión a trámite de su solicitud (por considerarla manifiestamente falsa, inverosímil o infundada) aunque la misma sea inicialmente tramitada.

No obstante, y conforme a lo que establece el art. 7.2. del Reglamento de Asilo, nos encontramos ante una simple presunción "iuris tantum" por lo que, en caso de superarse los plazos para la presentación de la solicitud por cualquier motivo, se aconseja justificar detalladamente los motivos de la tardanza con argumentos razonables (falta de información, desconocimiento sobre el estatuto de asilo, creencia de que sin documentación no se puede solicitar asilo, etc). Si el fondo de la petición tiene credibilidad, podría llegar a concederse el asilo aunque la solicitud se haya formulado fuera de plazo.


     FORMA DE PRESENTACIÓN

Los extranjeros que pretendan solicitar asilo encontrándose ya en territorio español deberán presentar su solicitud mediante una comparecencia personal ante la dependencia que corresponda. En los casos de imposibilidad física o legal del interesado, podrá presentar su solicitud a través de representante acreditado por cualquier medio válido en derecho que deje constancia fidedigna.

La solicitud se formalizará mediante la cumplimentación y firma del correspondiente formulario por el solicitante, que deberá exponer de forma detallada los hechos, datos o alegaciones en que fundamente su pretensión.

Junto con su solicitud deberá aportar:

a) Fotocopia de su pasaporte o título de viaje, del que hará entrega si su solicitud es admitida a trámite.

b) Todos los documentos de identidad personal o de otra índole que estime pertinentes en apoyo de la solicitud.

Si el solicitante no aportase ningún tipo de documentación personal deberá justificar la causa de dicha omisión.

Los solicitantes de asilo que se encuentren en territorio nacional tendrán derecho a intérprete y asistencia letrada para la formalización de su solicitud y durante todo el procedimiento.

El solicitante designará, en su caso, las personas que dependen de él o formen su núcleo familiar, indicando si solicita para ellas asilo por extensión.
Cuando dichas personas se encuentren en territorio español, deberán comparecer personalmente junto con el solicitante, aportando su documentación personal si solicitan la extensión del asilo. Si no se solicita la extensión familiar del asilo, se anotarán los nombres y datos documentales de las personas que el solicitante declare como dependientes.


     OBLIGACIONES DEL SOLICITANTE

El solicitante de asilo deberá acreditar su identidad y proporcionar un relato verosímil de la persecución sufrida, mediante la prueba pertinente o indicios suficientes de las circunstancias que justificarían el otorgamiento de asilo.

También deberá indicar un domicilio e informar a la autoridad competente, a la mayor brevedad, sobre cualquier cambio que en el mismo se produzca, así como el de quienes, en su caso, formen el núcleo familiar.


     EFECTOS DE LA PRESENTACIÓN DE LA SOLICITUD

Toda solicitud de asilo presentada en territorio español supondrá la autorización de permanencia provisional en España, cualquiera que sea la situación jurídica del solicitante según la legislación de extranjería o la documentación de que disponga, sin perjuicio de lo dispuesto en el apartado de medidas cautelares y de los supuestos de inadmisión a trámite.

La admisión de una solicitud de asilo presentada en frontera tendrá los efectos previstos en el párrafo anterior.

Solicitado el asilo en territorio español en los términos y plazos establecidos, el extranjero no podrá ser expulsado hasta tanto se haya analizado y resuelto su petición, sin perjuicio de las medidas cautelares que puedan adoptarse por la autoridad competente.

Como medida cautelar, si el solicitante careciere de la documentación exigida para residir en España, el Ministerio del Interior podrá acordar la fijación de residencia obligatoria al interesado hasta la resolución definitiva del expediente, siéndole notificado dicho acuerdo por el Subdelegado del Gobierno de la provincia en que se encuentre.
Asimismo, por razones de seguridad pública, el Ministro del Interior podrá adoptar cualquiera de las medidas previstas en el artículo 61 de la Ley Orgánica sobre Derechos y Libertades de los Extranjeros en España y su Integración Social.

Al solicitante de asilo se le proveerá de un comprobante de su solicitud sellado que se unirá a su pasaporte y le habilitará para permanecer en España por un período máximo de sesenta días.

Notificará a la dependencia que corresponda cualquier cambio de domicilio.


     ADMISION A TRAMITE

Admitida a trámite la solicitud de asilo, la autorización de permanencia se acreditará mediante la expedición al interesado de un documento de solicitante de asilo que le habilitará para permanecer en el territorio español durante la tramitación del expediente. Este documento sólo autoriza a permanecer en España, por lo que no es un documento que permita viajar a terceros países.

En el momento de la entrega del citado documento, el interesado depositará, de no haberlo hecho anteriormente, sus documentos personales y de viaje, los cuales se mantendrán en depósito en el supuesto de resolución favorable a la solicitud de asilo.

Durante la tramitación del expediente, el solicitante deberá notificar a la Oficina de Asilo y Refugio de forma inmediata y a través de la dependencia que corresponda, en función de su lugar de residencia, cualquier cambio de domicilio.

Los solicitantes de asilo, una vez admitida a trámite su solicitud y siempre que carezcan de medios económicos, podrán beneficiarse de servicios sociales, educativos y sanitarios prestados por las Administraciones públicas competentes, dentro de sus medios y disponibilidades presupuestarias.

Podrán ser autorizados a trabajar por la autoridad competente, de acuerdo con lo previsto en la normativa vigente de extranjería, en función de las circunstancias de los expedientes y la situación de los interesados. Esta autorización estará limitada a una actividad y ámbito geográfico concretos. Tendrá una validez máxima de seis meses y estará condicionada a la concesión del asilo. Es decir, que si el asilo es denegado durante la validez de la autorización, ésta perdería su vigencia.

Los solicitantes menores de dieciocho años en situación de desamparo serán remitidos a los servicios competentes en materia de protección de menores, poniéndolo en conocimiento, asimismo, del Ministerio Fiscal. El tutor que legalmente se asigne al menor le representará durante la tramitación del expediente. Las solicitudes de asilo se tramitarán conforme a los criterios contenidos en los convenios y recomendaciones internacionales aplicables al menor solicitante de asilo.


    EFECTOS DE LA CONCESION O DENEGACION DEL ASILO

A) EFECTOS DE LA CONCESIÓN

La resolución favorable sobre la petición de asilo en España supondrá el reconocimiento de la condición de refugiado del solicitante y sus dependientes o familiares.

Todo refugiado tendrá el deber de acatar la Constitución y el ordenamiento jurídico español.

Del mismo modo tendrá derecho a residir en España y a desarrollar actividades laborales, profesionales y mercantiles de conformidad con la legislación vigente.

La autoridad competente expedirá un documento de identidad que habilitará al refugiado y a los dependientes o familiares, a quienes se haya reconocido la extensión familiar, para residir en España y desarrollar actividades laborales, profesionales y mercantiles de conformidad con la legislación vigente en tanto persista su condición de refugiado en España.

Se adoptarán, en los términos previstos en el artículo 25 de la Convención de Ginebra de 1951 sobre el Estatuto de los Refugiados, las medidas necesarias para facilitar a los refugiados aquellos documentos o certificados necesarios para el ejercicio de un derecho, en especial aquellos que puedan facilitar su integración en España y que impliquen intervención de las autoridades extranjeras a las que no pueda recurrir.

Asimismo, se le expedirá el documento de viaje previsto en el artículo 28 de la citada Convención.

Cuando el solicitante hubiese presentado su solicitud en una Misión Diplomática u Oficina Consular española, estas dependencias expedirán al interesado el visado o la autorización de entrada necesarios para viajar a España, así como documento de viaje si fuera necesario.

El refugiado podrá beneficiarse de las prestaciones sociales y de trabajo a que se refiere el artículo 15 del Reglamento de Aplicación de la Ley de Asilo y de los programas generales o especiales que se establezcan con la finalidad de facilitar su integración.

B) EFECTOS DE LA DENEGACIÓN

La notificación de la denegación de la solicitud de asilo irá acompañada de la orden de salida obligatoria del extranjero, en el plazo que se indique, de acuerdo con lo dispuesto en la normativa de extranjería vigente. Una vez finalizado este plazo, no se podrá beneficiar de las prestaciones sociales o de trabajo, y quedará sujeto a la incoación de un expediente de expulsión del territorio nacional.

No obstante, el extranjero cuya solicitud de asilo hubiese sido denegada, podrá permanecer en España si reúne los requisitos necesarios con arreglo a la legislación general de extranjería. Si se hubiese suspendido la tramitación o ejecución de una orden de expulsión en virtud de la solicitud de asilo, la denegación supondrá la continuación de las actuaciones.

Cuando por interés público o por razones humanitarias que se vinculen a la aplicación de instrumentos internacionales que determinen la no devolución o que sin constituir ninguno de los supuestos de aplicación de la Convención de Ginebra de 1951 sobre reconocimiento del Estatuto de Refugiado exista cierta vinculación con los motivos en ella recogidos, se justifique la autorización de permanencia en España del solicitante, la denegación de asilo irá acompañada de un acuerdo en este sentido. La resolución denegatoria deberá especificar el estatuto que se acuerde otorgar conforme a la normativa vigente de extranjería, que será propuesto por la Comisión Interministerial de Asilo y Refugio al Ministro del Interior.


     EXTENSIÓN FAMILIAR DEL ASILO

Se concederá asilo, por extensión, a:

Los ascendientes y descendientes en primer grado.

El cónyuge del refugiado o a la persona con la que se halle ligado por análoga relación de afectividad o convivencia, salvo los casos de separación legal, separación de hecho, divorcio, mayoría de edad o independencia familiar, en los que se valorará, por separado, la situación de cada miembro de la familia.

En ningún caso se concederá, por extensión, asilo a personas incursas en los supuestos previstos en los artículos 1-F y 33.2 de la Convención de Ginebra

Cuando el matrimonio o convivencia estable se constituyan con posterioridad al reconocimiento de la condición de refugiado, el interesado no podrá solicitar la extensión del asilo para sus dependientes, sino el trato más favorable con arreglo a la normativa vigente de extranjería.

Lo dispuesto en el apartado anterior no obsta para que los familiares a los que él mismo se refiere soliciten asilo en otro procedimiento independiente, si consideran que reúnen los requisitos exigidos para su obtención.


     SOLICITUD DE LA NACIONALIDAD ESPAÑOLA

Los refugiados reconocidos podrán solicitar la nacionalidad española, a los cinco años de la concesión del asilo.

 

 

www.inmigraciondigital.com